viernes, 18 de abril de 2008

37

Salir de la casa. La acera es una tira de cuadrados: un tablero de juego. Alguien tira los dados encima tuyo. Cada paso que das es un bloque nuevo. Cada bloque se prende de un color cuando lo pisas. El tablero da la idea de diversión. Pero es solo caminar y decidir entre A o B. El mundo es un tablero con millones de fichas andantes.

6 comentarios:

Hilda dijo...

me has hecho recordar esos antiguos juegos, y bien, es curioso cuando uno en vez de decidir A, que es lo que siempre uno decide, decide B y de repente se lleva una grata sorpresa, suerte con los días

Goyette Dos Gallos dijo...

Tableros, si tan sólo nuestro corazón no fuera un tablero.

Leticia Zárate dijo...

Mmmm... Sí, he llegado a tener esa percepción del mundo, pero me parece desesperanzadora, prefiero pensar en el mundo como un colador: En la siguiente vida se habrá eliminado la basura.

Saludos.

Qymera dijo...

¿Están los eventos de la vida determinados por alguna ley, así sea la del azar? Una pregunta que pretende profundizar en las razones y sin razones de la existencia. Te sigo muy de cerca en cada paso por estos días.

Kurt C. dijo...

me recuerda de cierta forma a Billy Jean.

Buen escrito

Cíclopa dijo...

Un juego precoz.
Un juego viejo.
La calle juega a no jugar jugando-