jueves, 1 de mayo de 2008

49

La secretaria de la empresa se llama Beatriz. En un descanso, empezó a llenar el geniograma gigante del diario. Es fácil hacerlo con Internet, pero ella lo hace sola. "Cuando era pequeña mi abuela llenaba crucigramas como ejercicio mental. Yo la ayudaba, enciclopedia en mano. Después que murió, yo los llenaba por ella. Hasta ahora lo sigo haciendo"

2 comentarios:

Goyette Dos Gallos dijo...

Bellos recuerdos en la casa de los abuelos, yo sigo con la tarea de mi abuela.

Mi abrazo para ti.

Hilda dijo...

aparecen personajes concretos en la historia, me gusta